Compañeros


Compañeros

Aunque el título recuerde a una serie de televisión, el artículo no versa precisamente de eso. Y es que el martes 13 de septiembre habríamos cumplido 15 meses en el gobierno. Un gobierno al que se accedió tras ganar las elecciones municipales, algo que este partido, el PSOE no lograba desde el año 91. Un gobierno para el que contábamos con otro compañero de viaje, UPyD. Un compañero que al final no ha resultado tal y como esperábamos, o bien mirado sí ha sido lo que creíamos, pero de eso hablaré después.

Trabajar desde ideas muy claras: credibilidad, Nuevas formas, Nuevos métodos y Con el pueblo Clic para tuitear

 

Recuperar la credibilidad del ayuntamiento como institución. Veníamos de una etapa que ocupa las páginas más negras de la historia de nuestra ciudad, por ello tocaba dar un cambio de imagen brutal, desde la educación, el respeto, desde la normalidad. De manera que la gente se sintiera identificada de nuevo con sus representantes. Siempre teniendo presente que teníamos que ser un Gobierno de cambio, de ruptura total con toda la vergüenza que nos hicieron pasar.

Nuevas formas, siendo uno más del pueblo, porque eso es lo que realmente somos, ciudadanos y ciudadanas cualesquiera. Era y es práctica habitual estar y participar en todas las actividades que se organizan y se hacen en nuestro pueblo, sin reservas, sin altanerías de ningún tipo, insisto, siendo uno más del pueblo.

Nuevos métodos, gestionando sin dinero, creando sin dinero, algo difícil pero no imposible y que lo conseguimos a base de trabajo, muchísimo trabajo y grandes dosis de imaginación. El argumento de que el Ayuntamiento está muy mal no nos vale, no es excusa.

Y Con el pueblo, siempre con el pueblo: puertas abiertas a cualquier ciudadano, decenas y decenas de reuniones por semana con colectivos, asociaciones (empresariales, deportivas, vecinales, juveniles, culturales, sindicales, etc.) o con vecinos. Atendiéndoles, escuchándoles, ayudándoles. Solucionando sus problemas si podíamos, dándoles asesoramiento cuando era pertinente y siempre diciendo la verdad.

Ahí está nuestra labor al frente de nuestras concejalías: Servicios Sociales, Igualdad, Cultura, Educación, Comunicación y Nuevas Tecnologías, Comercio, Mercado, Promoción Económica, Obras, Fiestas, etc. En todas ellas hemos realizado una gran labor de la que ha podido beneficiarse todo el pueblo, una gran labor con el sello socialista.

Además, abordarmos los grandes temas desde el primer momento: PGOU, Polígono Industrial Público, Conservatorios, Grandes Contratas y Grandes Obras. Junto con todos los nuevos proyectos que iniciamos. Muchas reuniones a todos los niveles e incontables horas de trabajo para avanzar y darle a todo el espaldarazo necesario.

Pero, eso ya es pasado.

Porque todo esto, como he comentado al principio, ha sido con unos compañeros de viaje. Unos compañeros que no han sido lo esperado. Y no lo han sido porque, cuando gobiernas, y más si lo haces con otro partido, tienes que tener cintura política, tienes que saber llegar a consensos, a acuerdos, aunque sean de mínimos. Pero eso es algo que mis ya excompañeros nunca entendieron, ni lo entenderán. Las palabras consensuar, debatir, dialogar y llegar a acuerdos chocan frontalmente ante la imposición. IMPONER sus políticas por encima de todo y todos, demostrar que “YO soy el regenerador”, mostrar que “YO soy el válido”. Esa política del YO, del EGO desmedido nos ha llevado a esta situación. Y es que para ellos su política es dogma de fe, “si no opinas lo mismo que YO es que estás contra mi”. Por ello desde el primer momento se pusieron a controlar nuestras áreas dejando de lado las suyas ¿alguien recuerda alguna gran gestión en personal, hacienda, medio ambiente, urbanismo, policía? Ya os lo contesto yo, NO.

Sin entrar al detalle del día a día, es cierto que muchas veces teníamos la oposición dentro de nuestro propio gobierno. Solo hay que recordar plenos en los tenía que darles un tirón de orejas público por su vehemente argumentación y fijación en el pasado, y es que, volvemos a lo mismo, parece que la política solo exista desde que está Upyd.

Por todo ello compañeros, la moción de censura presentada fue, con sinceridad, inesperada hecha a traición y con nocturnidad y alevosía, por las fechas y los modos. Pero era una espada de Damocles que siempre íbamos a tener ahí. Y ahora, vista con un poco más de perspectiva también creo que estaba todo muy preparado y premeditado. El PP y UPyD no formaron gobierno desde el primer momento por vergüenza, la misma que ya no tienen ahora. Conversaciones, declaraciones y reacciones tanto del Partido Popular como de UPyD así nos lo indican.

¿Y ahora qué? Ahora toca cambiar completamente de registro, toca pasar a ser oposición. Una oposición que, ante proyectos en los que no estemos de acuerdo plantee otras opciones, enseñando y demostrando que otra forma de gobernar es posible, aunque esta vez, ciudadanos y ciudadanas, desde la oposición.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *