EL CICLO POLÍTICO

EL CICLO POLÍTICO

Al ver estos días Novelda patas arriba (de hecho mientras escribo estas líneas la melodía que suena de fondo es el clásico pitido de un torito dando marcha atrás junto con una radial cortando) no puedo evitar acordarme de mi época de estudiante en la Facultad de Económicas. En especial de un profesor de Macroeconomía ya no solo por su particular estilo de dar las clases, que también, sino por una de las muchas teorías económicas explicadas. Aunque en este caso, más que una teoría es un hecho perfectamente demostrado, el Ciclo Económico-Político. Ciclo que estamos viviendo ahora mismo

 

¿Y en qué consiste esto? Pues muy sencillo, se denomina ciclo económico-político al comportamiento económico de los gobiernos que están cerca de competir en un evento electoral (elecciones parlamentarias, autonómicas, locales, etc.). Básicamente el partido que se encuentra en el gobierno se aprovecha de las instituciones del estado y de los instrumentos de la política pública (donde el gasto público es el factor clave y más importante), para tratar de maquillar el rostro a la economía, a la gestión o a las ciudades y con esto ganar las preferencias de los votantes. Al final esto se traduce en una asignación de recursos ineficiente, tanto en el calendario de ejecución como en el destino de las variables a utilizar. Es decir, obras amontonadas, precipitadas, de dudosa prioridad y en su gran mayoría ineficientes.

36

Bastante clarificador, ¿cierto? Podríamos entrar a analizar más detenidamente que estos ciclos político-económicos son más propios de los gobiernos de derecha. Algo que puede resultar ciertamente paradójico ya que aquellos que son los adalides y abanderados del recorte, de la austeridad y el austericidio son los más dados al gasto público (aumentar o crear deuda) cuando se acercan elecciones.

 

Pero paradojas al margen, apliquémoslo a la práctica y al terreno, a nuestra querida Novelda. La “Operación Maquillaje” urdida, elaborada y ejecutada a ambos lados del Partido Popular, sí leíste bien, ambos lados porque recuerda que ahora son 2 Partidos Populares en uno (¡cómo si con uno no hubiera ya bastante!), como decía, esta operación de lavado de cara no les va a servir para nada.

 

Porque esta vez, por muchas rotondas (aunque una satisfaga al fin una reivindicación histórica de nuestros comerciantes), por muchas farolas, por muchas aceras o muchos bordillos que nos pongan, a ninguna noveldera ni a ningún noveldero se nos va a olvidar la vergüenza que nos han hecho pasar (y que por desgracia aún nos queda que soportar) ni el daño que han hecho a la imagen de nuestra querida Novelda en estos largos y eternos casi 4 años. 4 años de inacción y de oportunidades perdidas.

 

Sin lugar a dudas, la Legislatura del Tiempo Perdido.

 

Artículo publicado en Novelda Digital

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *